lunes, 14 de abril de 2014

Dean Wareham



Ahora que comienza la semana santa y, a lo mejor, hacéis algún viaje o sencillamente queréis desconectar os voy a dejar algunos discos más que interesantes como deberes, aunque ya os advierto que no se parecen en nada los unos a los otros.

Ayer os puse el de Bubblegum Lemonade para que fuéseis entrando en calor con un twee-pop de lo más entretenido, hoy voy a comentar uno de los mejores discos que ha salido en lo que va de año para mí, el self-titled de Dean Wareham.

Tiene ya un par de meses, pero me lo he estado guardando para poder explayarme largo y tendido. El ex-cantante de Luna por fin se ha decidido a sacar un trabajo en solitario, bueno ... al menos bajo su propio nombre, porque ya sabéis que tras Luna, estuve sacando discos con su señora: Dean & Brita.

Ahora parece que ha querido recuperar lo mejor los  años con su banda, y yo que me alegro porque siempre he sido muy fan de Luna y del pop con mayúsculas que hacían.

El año pasado Wareham ya adelantó algo bajo el formato EP con aquel Emancipated hearts, entonces me dejó un sabor agridulce que una vez escuchado el disco desde luego me he quitado. Porque es de sobresaliente.

Este álbum retoma aquellos sonidos tranquilos de los Luna más certeros, y buena prueba de ello es la apertura del disco con The dancer dissapears -el primer single del disco-, Beat the devil y Heartless people. Tres cancionazas que escucharías en bucle una y otra vez sin cansarte de ellas.

La música os puede recordar alguna otra banda de pop que ha salido últimamente, a mí siempre me vienen a la cabeza The National, salvando las distancias claro, porque aquí no aparece una batería tan potente como con los nacionales, mientras que sin embargo los sintetizadores juegan en este disco un papel fundamental para crear un ambiente dream bastante envolvente. Tal vez me vengan a la mente por la finura y la elegancia de las canciones que comparten los de Ohio y Wareham, aunque la referencia más clara es, como ya he dicho varias veces Luna, su anterior grupo.

En el tramo medio nos encontramos otro de esos temas pop marca de la casa como Love is not a roof against the rain, y la genial Holding Pattern, la canción más rápida del disco y una de las mejores desde luego.

Al final está la maravillosa Babes in the world que me ha recordado bastante a gente como Christopher Owens pero con un final in crescendo alucinante, un tema precioso que precede al epílogo Happy & free, un tema lento y larguísimo -más de seis minutos- que desluce un pelín el disco, y para más inri repite la canción metiendo un remix de ese último tema como colofón -¿es que no hay un productor ahí que le diga nada?.

En fin, pese al final tan raro, os encontráis ante uno de los mejores discos de este año sin duda: Tranquilo, elegante, melódico, personal, Dean Wareham.

Os lo podéis bajar en New Album Releases.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario