miércoles, 25 de febrero de 2015

Father John Misty

El disco de Father John Misty, I love you, honeybear, creo que fue uno de los primeros que escuché al empezar el año y, aunque me encantó de primeras, siempre me cuesta mucho hacerme con este tipo de discos entre el folk de barbas y el pop.

Tal vez, ejemplos como el Pale green ghosts de John Grant que tantísimo me gustó, deberían empezar a quitarme ese prejuicio que tengo en contra de las camisas de leñador y las barbas que llegan hasta el suelo.

Josh Tillman es el cantautor que se esconde detrás del pseudónimo Father John Misty. Tras comenzar grabando algunas maquetas caseras, pasó a girar con Damien Jurado, y llegó a ser el batería de Fleet Foxes. A partir de esa fulgurante carrera, decidió comenzar a componer discos en solitario bajo su nuevo nombre.

Recuerdo que en 2012 escuché Fear fun, y no me desagradó aunque no terminé de entender del todo la enorme acogida que tuvo entre la crítica. Creo que con este I love you honeybear, tanto crítica como público se van a rendir ante el norteamericano.

Es un disco con aire folk, pero es muchísimo más que eso. Salta a la vista desde las primeras escuchas, que hay temas de pop elegante y juguetón como la homónima I love you, honeybear o The night Josh Tillman came to our apartment. Dos de las maravillas que aparecen en la primera mitad del álbum y que son las que más recuerdan a John Grant. Las letras, dice el propio autor, que están influidas por su reciente matrimonio, aunque desde luego no pierden la acidez, el humor y una crítica inteligente que sitúan sus creaciones en algo más complejo que las melancólicas canciones de amor de cualquier otro artista.

Algo que me llamó mucho la atención de este disco son las canciones que le acercan a las raíces de la música americana y donde elementos del blues o el soul aparecen mezclados con el pop contemporáneo. Chateau Lobby 4, When you'r smiling and astride me y sobre todo, Nothing good even happens at the Goddman thirsty crow son buen ejemplo de esta extraño ensemble del que Tillman sale más que airoso. Especialmente en Chateau Lobby 4 donde incluso se atreve con arreglos de vientos y trompetas de aires mexicanos al más puro estilo Calexico.

Para cerrar este enorme disco, en la parte final del álbum, se pone más serio y tiene un par de canciones lentas donde da un importante protagonismo a su piano. Bored in the USA y Holy Shit, me parecen dos temazos atemporales y sobresalientes. Tal vez la primera sea la que más tirón tiene por su fuerte carácter crítico, y que fue un tema que encandiló al público cuando la interpretó en el show de David Letterman. No pasa por alto la pulla a Springsteen en el título, ni la crítica al sistema política norteamericano: By this afeternoon, I'll live in debt, by tomorrow, be replaced by children [...] Save me president Jesus, I'm a little bored in the USA.

Me parece que va a ser uno de los discos que aparezcan al final entre las listas de lo mejor del 2015. Y para que yo diga algo así, de un disco folk, ya tiene que ser bueno, jeje.

En newalbumreleases.net lo tenéis para que opinéis por vosotros mismos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario