jueves, 3 de diciembre de 2020

Marcelo Criminal

Momento de auténtica realidad es el nuevo trabajo de Marcelo Criminal y, la verdad, es que he de decir que me ha encantado y me ha vuelto a sorprender.

No sé si alguien necesita que presente a Marcelo Criminal, tal vez sí, aunque ya hablé en el blog de su música cuando publicó Marcelo Criminal (acepta su cruz) hará un par de años. Desde aquel trabajo: singles, vídeos de youtube, conciertos han ido haciendo que ganase cada vez más fans. Y, definitivamente el año pasado, con la versión de Perdona (ahora sí que sí) de Carolina Durante y Amaia, la gente que no sabía de él, al menos supo de la calidad compositiva de este murciano, aunque me alegra ver que este "éxito" (éxito ajeno con su canción, pero bueno, éxito al fin y al cabo) no le ha cambiado ni lo más mínimo.

Momento de auténtica realidad sale a través de Sonido Muchacho, aunque la verdad, es que el sonido propio de Marcelo no ha variado en nada. Y es que este DIY generacional es lo que le hace único. Canciones que hablan del día a día, de las cosas que nos preocupan a cualquiera, con algo de desesperación y un poco de ironía negra (si no sueno en radio3, me dispararé en el pie y diré a todos que solo era una broma) conforman un conjunto de canciones coherentes que te sostienen escuchando el disco de principio a fin, sin parpadear.

Cortes como Dentro y en contra, donde las ruidosas guitarras lo invaden todo, Borracho y loco (mi preferida de este trabajo), Brain Training o Fast and furious (Spinoza niega la posibilidad del milagro) sacan lo mejor de Marcelo Criminal como si sonara a unos Pavement lo-fi y Stephen Malkmus estuviese tocando la guitarra en su habitación un domingo.

Pero tampoco desatina cuando pone los teclados en el tablero y se saca de la manga las más pop Cantares 8:1-6, Capitán Cortés (no os suena a Franco Battiato?) o Bicimur, incluso ese piano en Demasiado Lento que recuerda a Confetti de Odio, lo cual es una gran noticia.

En definitva, Momento de auténtica realidad, supone un álbum de esos que se te graban en la cabeza durante tardes y al que, con el tiempo, no puedes dejar de volver.

viernes, 27 de noviembre de 2020

U.S. Highball

Reconozco que este álbum de U.S. Highball me hace especialmente ilusión comentarlo. Fundamentalmente porque el dúo de Glasgow supusieron la mejor de las sorpresas del año pasado y este año ya me habían convencido con la versión que hicieron de Labi Siffre de Bless the telephone.

Pero la primavera de 2020 con la pandemia, la cuarentena y aislamiento ha sido dura para todos. Y de ese confinamiento ha nacido Up to High Doh, que es una expresión scottish que viene a revelar un estado de ansiedad y excitación, que es buen reflejo de esa ansiedad y miedos que todos vivimos durante la primera ola (y que, por desgracia, también estamos viviendo en esta segunda ola).

Las 12 canciones que componen este álbum, hablan de eso pero están condensadas en perfecta cápsulas de 2 minutos de indie-pop y arreglos caseros (lo grabaron en casa durante el confinamiento). Su jangle-pop tiene ecos de los 70, pero sobre todo, entronca con las mejores bandas de indie-pop y twee-pop de Escocia, así que si te gustan Belle & SebastianCamera Obscura o el power-pop de Dropkick, te gustará este trabajo de U.S. Highball.

Buenas melodías, guitarras jangle y espíritu DIY en este trabajo tan cuidado y para eso están cortes como New neighbour, Traveling man, Home of Happiness o esa maravillosa Don't Let it be me con ese teclado que aparece y desaparece durante la canción.

También dejan margen para cantar a lo ajeno e incluyen 2 cortes como Parking Lot escrita por Vic Ruggiero y la más lenta (la única lenta del disco) Your life to live de Geoff Farina, que les vienen como anillo al dedo a este trabajo.

La verdad es que, me ha gustado mucho este Up to High Doh de U.S. Higball y no era nada fácil después de la sorpresa tan buena que supusieron para mí el año pasado con Great Record.

viernes, 20 de noviembre de 2020

Northern Portrait

 Hoy me he levantado temprano para venir a las clases presenciales y con el café aún caliente me he encontrado una grata sorpresa: la vuelta a los ruedos de Northern Portrait.

La banda danesa fue una de las que más escuché hace justo 10 años con aquel maravilloso Criminal Art Lovers. Y, ahora, vuelven con Matinée Recordings para sacar un nuevo álbum en 2021, del que, de momento, ya conocemos el primer single At Attention y que es una auténtica maravilla de indie-pop ochentero, con la omnipresente sombra de The Smiths cada vez más remota en el sonido de la banda de Copenague.

Estoy ya deseando poder tener el disco completo de esta maravilla banda que es Northern Portrait. Aún recuerdo su concierto en Microsonidos en el 12&medio y me sale la sonrisa.

miércoles, 18 de noviembre de 2020

The Bats

Hace unas semanas comentaba el adelanto del nuevo disco de los neozelandeses The Bats, Foothills que salió el pasado viernes oficialmente y supone el 10 álbum de su larga carrera.

La banda inició su camino en los 80 dentro de ese círculo formado por grupos del sello Flying Nun y que vinieron a determinar el llamado kiwi-rock o Dunedin Sound, que se caracterizaba por un indie-pop de ritmos vibrantes y guitarras jangle. Y, ahora, casi 40 años después The Bats sigue reuniéndose (confiesan que cada vez con más problemas) para grabar nuevas canciones con la formación original intacta.

En Foothills vuelven a dejarnos un disco de gran calidad y con buenas canciones, de hecho al igual que en sus últimos trabajos predominan los temas más calmados y elegantes como Trade in silence,  As you were o Another Door que me han recordado un poco al último disco de Close Lobsters. Incluso, en temas como Change is all me han recordado un poco al último trabajo de Pernice Brothers que fue una maravilla.

Y, si estos temas son muy buenos, todavía mejores son aquellos en los que pisan un poco el acelerador y nos dejan cortes más jangle como en Warwick, Smaller Pieces, Electric Sea View o Fields of Vision donde nos recuerdan a sus primeros temas de principios de los ochenta con ecos de los primeros REM o The Clean.

Si soy sincero, es difícil ponerle adjetivos a una banda tan buena y con un trayectoria tan robusta y coherente como The Bats. En realidad, pienso que sus canciones hablan mejor de ellos de lo que lo puedo hacer yo. Así que no me queda más remedio que escuchar siempre sus trabajos y alegrarme de que sigan activos y con ganas de sacar nuevas canciones.

lunes, 16 de noviembre de 2020

Las Ligas Menores

 La semana pasada conocimos el single adelanto del futuro nuevo disco de Las Ligas Menores: Hice todo mal.

En realidad, hace tiempo que sigo bien atento a todo lo que hace la banda argentina: su disco anterior me encantó y también me lo pasé genial en el concierto del Low Festival en el que les vi y que, curiosamente, han usado en el vídeo-clip de esta canción.

La propuesta de Las Ligas Menores no se ha movido ni un ápice, pero les ha salido una canción preciosa y espectacular que la verdad es que me ha encantado. Y ya tengo ganas de escuchar el disco completo cuando salga.

jueves, 12 de noviembre de 2020

Real Numbers


Parece que esta semana están llegando con fuerza los adelantos de los nuevos discos que irán saliendo en los primeros meses de 2021. Así, nos hemos encontrado este lanzamiento del nuevo EP de Real Numbers, Brighter Then, del que ya nos han avanzado el single homónimo que van a editar conjuntamente dos de mis sellos favoritos: Slumberland y Meritorio.

Brighter Then, suena a perfecto jangle-pop. Algo obscura y esquiva, nos recuerda a un buen cruce entre las guitarras de The Byrds y las melodías ochenteras de grupos como Aztec Camera. Y esto es una sorpresa absoluta con respecto a Real Numbers, ya que la banda de Minneapolis, en su álbum precedente, Wordless Wonder (2016), o el EP que le siguió, Frank Infatuation (2017), habían demostrado un dominio genial en sonidos punk y power-pop, y se acercaban mucho a grupos como The Jam o Television Personalities.

Sinceramente, me encantan ambas líneas. Este Brighter Then ha supuesto una pequeña sorpresa para mí y un redescubrimiento de Real Numbers que se han ido reinventando, pasando de trío a quinteto y buscando nuevos sonidos que le van como anillo al dedo.

miércoles, 11 de noviembre de 2020

Strawberry Whiplash

 En 2011 conocí a Strawberry Whiplash con su single Stop, Look and Listen! y desde entonces les he seguido de forma regular. Bueno, regular, en realidad el dúo formado por Sandra y Laz McCluskey ha ido sacando singles y EP's de forma irregular en los últimos años, siempre con Matinée Recordings que, en esta ocasión también lanza digitalmente el nuevo single Press 4 Love, que salió ayer.

Laz McCluskey, además, sostiene la banda hermana Bubblegum Lemonade, de la que ya hemos hablado en otras ocasiones en el blog. Pero con Strawberry Whiplash, digamos que tiene más libertad para irse al pop más juguetón y desenfadado.

En este Press 4 Love, podemos encontrar dos canciones que representan bien a los de Glasgow. La canción homónima suena a indie-pop ochentero, cuddlecore americano y C86, así que lo primero que nos viene a la mente son grupos como The Primitives, Talulah Gosh o The Darling Buds.

En A rainy day in Glasgow, sin embargo, nos encontramos con su lado más melancólico y obscuro y conectan con los grupos de Sarah Records, incluso, me ha recordado un poco al último disco que han sacado The Luxembourg Signal.