viernes, 31 de julio de 2020

The Sylvia Platters

Esta tarde empiezan mis vacaciones y estoy ya deseándolas :) Me voy a ir a la playa y no sé si hablaré de algún disco en agosto o, directamente, volveré en septiembre. Bueno, como me llevo el portátil, igual sí que aprovecho para descargarme algún disco, escucharlo y comentarlo, pero bueno ... solo si me apetece.

Hasta esta mañana no conocía The Sylvia Platters, la banda de jangle pop de Vancouver que acaba de lanzar Invisible Ink, que ojalá sea el lanzamiento de su nuevo álbum (de momento llevan 3 y yo no conozco ninguno!!). Es un tema absolutamente genial para los que adoréis el power-pop de los 90 con esas guitarras jangle y riffs afilados, algo de Nada Surf, Teenage Fanclub o The Posies os vendrá seguro a la cabeza.

Feliz verano a todos/as.

jueves, 30 de julio de 2020

Even as we speak

Album review – Adelphi by Even As We Speak (2020) (Shelflife ...Ahora que acaba julio y que mañana empiezo mis vacaciones de verano (este año más tranquilas, sin viajes lejanos y con muchas ganas de descansar y ver el mar) no me gustaría irme sin repasar uno de los pocos discos que han salido en este verano. Y es que esta no es época de muchos lanzamientos, porque la gente de vacaciones no compra mucha música, aunque paradójicamente sea cuando más tiempo tengamos para escucharla.

Así, salió la semana pasada este genial Adelphi de los australianos Even as we speak. Sí, la histórica banda de pop rabioso C86 ha vuelto a la carga y, sorprendentemente, nos dejan ahora su segundo LP. Y es que se disolvieron en 1993 y solo llegaron a sacar un álbum de estudio.

Ya en su día, no fueron una banda muy al uso, ya que hacían uso de sintetizadores y ciertos toques de pop-electrónico que los hacían algo especiales con respecto a los compañeros de generación. En este Adelphi, aún se vuelcan más en esta vertiente y, la verdad, es que les sienta genial. Así, comienza el disco con esa misteriosa Someone donde se acercan al pop de grupos como Stereolab o Broadcast, algo que repiten en cortes como Blind con sus pianos o en Signs con esos sintetizadores que les acerca al space-rock de Spiritualized.

Pero, este disco está muy bien equilibrado y también nos encontramos con canciones donde retoman el indie-pop ochentero más radiante. Así podemos escuchar canciones como Child, Forgiving o Stronger, las dos mejores de este álbum en mi opinión, y donde se acercan mucho a grupos como The Popguns.

La verdad es que se hace raro que una banda de tanta calidad como Even as we speak lance ahora su segundo álbum, pero el caso es que nunca es tarde si la dicha es buena, así que celebramos el lanzamiento de este Adelphi.

viernes, 24 de julio de 2020

Dropkick

Por cosas de la vida, ayer me crucé con este maravilloso artículo de Carlos Pérez de Ziriza para la revista digital El Hype con los mejores trabajos de power-pop que han salido este año en su opinión. Son 10 recomendaciones, absolutamente geniales todas. Yo solo había escuchado el álbum de The Speedways, el cuarteto de Londres, que me encantaron con ese single increíble que es Kisses are history, las otras 9 referencias no las había escuchado y es que, aunque me encanta el power-pop es difícil encontrarse por los blogs de música independiente con estos discos y, por supuesto, la prensa o revistas de música generalistas no le prestan ni la menor atención a este género que lleva sacando grandes canciones desde los años 70.

El álbum que, desde ayer, me tiene absorbido por completo es el The Scenic Route de los escoceses Dropkick que ha editado Bobo Integral desde Madrid. Andrew Taylor, el genio detrás de los más de 15 años que lleva la banda por las carreteras, ha estado especialmente inspirado en este trabajo y es que recoge prácticamente todas las influencias que ha tenido esta banda de power-pop.

The Scenic Route no baja el pistón de principio a fin. Son 10 canciones redondas, perfectamente producidas y con la duración exacta de lo que debería ser un elepé. Fallos técnicos no busquéis en Dropkick, una banda tan sólida y con tanta experiencia no patina en eso, ni tampoco va a fingir a estas alturas extravagancias para ganarse unas líneas en la NME. De entrada, la mejor canción, en mi opinión, de este trabajo Feeling never goes away. Un tema impresionante de power-pop con ecos de sus paisanos Teenage Fanclub, donde ni pisan el freno, ni tampoco en exceso el acelerador: but ... I'm alive today. I hope this feeling never goes away. Algo parecido hacen en cortes de muchos kilates como For too long, Tomorrow, Disappearing (ese teclado impresionante) o en la genial I'm over you, Goodbay, donde las guitarras jangle se imponen y resuenan melodías de The Byrds o el último trabajo de los también escoceses U.S. Highball.

Por supuesto, Dropkick saben cómo hacer una buena balada pop. Sin despeinarse. Y que encajen perfectamente en el álbum, como les pasa como ese final lentorro con Broken from the startYou'll always be there o las más jangle Catching on, Home Early o A matter of time donde las guitarras acústicas dirigen el cotarro como en los trabajos de Tony Molina, The Reds Pinks and Purples o Withered Hand.

Salió en febrero pero, se me pasó por completo hasta ahora. Eso sí, nunca es tarde si la dicha es buena para reencontrarse con uno de esos discos que, cuando lo oyes, tienes la impresión que se van a quedar mucho tiempo contigo. Bravo Dropkick.

miércoles, 22 de julio de 2020

The Beths

Varias semanas han pasado desde que escuché el nuevo LP de los neozelandeses The Beths, Jump Rope Gazers, que salió a principios de julio.

New Wellington Date Announced For The Beths 'Jump Rope Gazers ...La verdad es que lo he dejado madurar en mi cabeza porque fue bastante sorprendente para mí que en este trabajo The Beths se hayan alejado un poco (no del todo) del pop/punk guitarrero y divertido de su primer álbum, y les haya salido un conjunto de canciones donde la contención se impone y las guitarras no rugen tanto. El resultado me pareció y me sigue pareciendo un acierto total.

En mi cabeza The Beths se agrupaban junto a otras bandas de pop/punk como Martha o The Spook School, que me encantan dicho sea de paso. Pero en Jump Rope Gazers prefieren dar rienda suelta a su calidad compositiva y que las guitarras no sean tan veloces les favorece. Así nos encontramos canciones geniales que suenan a Best Coast como Don't go away o Acrid, donde el pop se impone al punk claramente. Y Out of sight y Dying to believe que son mis dos canciones preferidas de este disco, especialmente la segunda que inicia con unas guitarras potentes pero que poco a poco se va convirtiendo en un medio tiempo con un estribillo que engancha.

También hay canciones punks que recuerdan a su primer trabajo como esa genial I'm not getting excited, que fue su primer single y que me hizo pensar que el disco iría por el mismo camino del anterior, o Mars, the God of war, donde suenan muchísimo a Martha por ese estribillo rápido, esas guitarras afiladas pero esas estrofas más calmadas.

Sin embargo, las canciones donde pisan claramente el freno, Do you want me now o Jump Rope Gazers, las baladas del disco, encajan a la perfección y quedan genial en este trabajo.

Jump Rope Gazers es un gran trabajo y demuestra que The Beths tienen calidad suficiente para hacer un segundo disco mejor que el primero, más trabajado y que ha quedado más redondo.

viernes, 17 de julio de 2020

Cloud Nothings

A Cloud Nothings les pilló el confinamiento trabajando en su nuevo álbum, The Black Hole Understands. Sus miembros en Philadelphia hacían las canciones y otro en Cleveland hacía la batería. Así que empezaron a mandarse las canciones por e-mail, grabando cada uno en su casa los instrumentos y las voces. El resultado sorprende, por lo bien que está hecho, a pesar de tener una producción tan artesanal (ellos siempre han tenido trabajos muy "producidos").

De hecho, este forzoso espíritu DIY sobrevuela todo el álbum y se trata del disco menos contundente de Cloud Nothings. Normalmente, ellos destacaban por sus guitarrazos punk que, dicho sea de paso, quedaban mejor en directo que en disco (aún recuerdo aquel directo en el Primavera que fue tremendo). 

En The Black Hole Understands, suenan más suaves que nunca, incluso acercándose al power-pop más que al punk, algo que les sienta absolutamente genial y refuerza sus canciones. Sus guitarras siguen ahí, aunque atenuadas, a mí siempre me han recordado a grupos como Japandroids o, en España, Cala Vento siempre me recuerdan a ellos. Este sello personal sigue en cortes como Story that I live, Right on the Edge o Tall Grey Structure.

Pero como digo, hay temas donde se acercan más al power-pop de grupos como Teenage Fanclub y se les da absolutamente genial: A silent reaction, The Black Hole Understands, The sound of everyone o The mess is permanent, quizás la mejor del trabajo, son cortes que ya hubieran querido sacar grupos como Telekinesis o I was a King, por poner ejemplos recientes.

En definitiva, un gran disco de Cloud Nothings que ha surgido de las dificultades de estar separados por el confinamiento. Ojalá más trabajos así.

miércoles, 15 de julio de 2020

Gary Olson

La semana pasada me bajé el disco homónimo de Gary Olson, del que ya había escuchado previamente los adelantos y he de decir que es un gran álbum de pop elegante y atemporal.

De hecho, el ex-cantante de The Ladybug Transistor, sigue manejando de forma soberbia el indie-pop ochentero y en los primeros compases del disco con Navy Boats lo primero que me vino a la cabeza fueron los Aztec Camera de los arreglos de cuerdas, los coros y la voz susurrante. Estos temas son los que más abundan en el disco, como en Initials DC, Postcard from Lisbon o Diego It's time, esa preciosa balada que comienza con un violín y rápidamente se construye con calmadas guitarras jangle y pianos, algo que también ocurre en A dream for a memory, que tiene un poco más de ritmo y me ha recordado a aquel disco tan bueno que sacaron hace algunos años Fire Island Pines, con los que comparte afición por introducir trompetas en el momento preciso para dar ese toque épico a sus composiciones.

Gary Olson  está especialmente acertado en Some Advice, All points North o la final The Old Twin donde no está tan calmado y su música gana en ritmo. En Afternoon into evening, para mí, lo mejor de este disco con ese riff genial de guitarra acústica, se acerca mucho al indie-pop que hacía Dean Wareham con sus Luna. Algo que sobrevuela en todo el disco.

Desde luego se trata de un disco de pop redondo y trabajado que te va a encantar tener cerca este verano.

martes, 14 de julio de 2020

The Crystal Furs

The Crystal Furs on Twitter: "Get yourself ready: the first new ...Hace unos meses comenté el single que habían sacado The Crystal Furs, Expo 67, a través del sello subjangle y que me había encantado. Beautiful and True es el título del primer álbum (en realidad es el tercero, pero este el primero que sacan al mercado) de la banda de Portland y, la verdad, es que es tan bueno como prometía (o, incluso, mejor).

The Crystal Furs, probablemente os suenen bien poco, como me pasaba a mí hasta hace un par de meses, pero en seguida os van a gustar. Steph y Kara Buchanan son las hermanas detrás de este proyecto que se acompaña de Rowan Church al bajo. Al principio, llama la atención que no tengan batería (la programan) y que sea un proyecto basado en las guitarras y los teclados, lo cual va genial con el indie-pop que practican y que os recordará mucho a Camera Obscura en cortes como Artoria, Expo 67, Comeback girls, Too kind to be cruel o las geniales Second time around, Drag you away o Hey Maxine que me han traído a la cabeza el disco del año pasado de Jeanines en sus canciones más luminosas.

Ellas mismas se definen como una banda queer, hecho que no tiene mayor relevancia si no fuera porque el mundo del lesbianismo y la cultura queer tiene gran peso en las letras de la banda, demostrando que es una auténtica preocupación para ellas.

Guitarras jangle y buenas melodías definen este disco, uno de los mejores que he escuchado este año. Lo que más me gusta es cuando se acercan al jangle-pop sixtie y se sacan de la manga canciones que recuerdan a The Byrds y que suenan fresquísimas como Pretty Mind, que es la que más me gusta del álbum u otros cortes donde se acercan al mundo del pop y el soul de los sesenta como en Burn us down o Like you, que también me ha recordado a grupos como The Like, aquella banda de ritmos mod que surgió en Los Ángeles a principios de los 10, con sus guitarras y sus teclados.

De este Beautiful and true fácilmente podrían salir 3 o 4 canciones en una compilación de lo mejor del año y es que, The Crystal Furs, están especialmente inspiradas en este trabajo y han hecho un disco maravilloso que voy a disfrutar muchísimo este verano.