jueves, 16 de enero de 2020

The Just Joans

Resultado de imagen de The Just JoansParece que esta semana estoy más unido a Glasgow que nunca, si ayer comentaba el último single de U.S. Highball, hoy vengo con el último elepé de The Just Joans.

La mítica banda escocesa acaba de publicar The Private memoire and confessions of The Just Joans un álbum de indie-pop que navega entre el twee de BMX Bandits y los arreglos orquestales de The Magnetic Fields.

Sin perder nunca su mala baba y su ironía, nos dejan un gran trabajo donde bien nos recuerdan el multinstrumentalismo de letras sarcásticas de Simon Love en cortes como Hey Ho, Let's not go! o el bubblegum pop de los Bandits en temas como Wee Guys (Bobby's got a punctured lung). También tiran de sintetizadores rollo Helen Love en temas como My undying love for you is beginning to die o Another Doomed Relationship.

Hay temas más cercanos al C86 y al pop guitarrero como Holiday (lo mejor de este trabajo y que me ha recordado a los Blur de The great escape), Who does Susan think she is?, The one I loathe the least o The older I get, the more I don't know y, la verdad, es que también funcionan genial.

Su vena existencialista acaba saliendo a flote en canciones más lentas y tranquilas, donde se acercan más a Stephen Merrit, como en Dear diary, I died again today o When Nietzsche calls (esas trompetas que son una maravilla).

Todo un carrusel de sensaciones este álbum de The Just Joans, que acaban haciendo un gran trabajo.

miércoles, 15 de enero de 2020

U.S. Highball

El año pasado los escoceses U.S. Highball hicieron uno de los mejores discos de 2019 y en este nuevo año han sacado en su bandcamp un nuevo corte para ayudar a la Cruz Roja en su labor de extinción de los incendios de Australia, con su descarga.

Se trata de una versión de Bless the telephone del cantante soul británico Labi Siffre que ellos han llevado genialmente a su terreno de jangle-pop setentero con aires a The Byrds u otros grupos actuales como Pale Lights.


lunes, 13 de enero de 2020

Postcards

Los discos de obscuro shoegaze y dream-pop no son los que abundan en este blog, para que engañarnos, aunque siempre cae algún buen álbum de este género cada año (dos o tres siempre destacan). Y, este año 2020 comienza con la novedad de que el primer álbum de larga duración que comento es precisamente de un pop con aires shoegazers de esos que no entra a la primera y que no encandila al público.

Postcards, sin embargo, pueden estar orgullosos de que han hecho un muy buen disco. La banda de Beirut (Líbano) debe ser rara avis en su ciudad natal, pero su sonido entronca perfectamente con el de bandas como Slowdive o Beach House, de hecho son las bandas que más me han venido a la cabeza mientras oía este trabajo.

Ya he comentado que no es de esos trabajos que entra fácilmente y es que, ya avisan desde el primer corte, el áspero Dead End, que los guitarrazos y las voces etéreas son lo suyo. Eso sí, con mucha clase, nada de capas de ruido a la ligera. Este tipo de canciones son las que aparecen más frecuentemente en este The Good Soldier (también son las más largas), y no se les da nada mal como en Lights Out que es la que más recuerda a Beach House.

Sin embargo, a mí me gustan más cuando sacan su lado más pop y hace canciones tan buenas como Fossilized, Spiderwebs, Freediving y, sobre todo, Hunting Season que es la canción que más me gusta de este disco y donde dan en el clavo entre las guitarras dreamy, el pop y un estribillo muy al estilo Always (me recuerda aquí hasta la voz de la cantante).

En definitiva, Postcards han hecho un gran trabajo, sí, en un estilo que quizás no vaya a triunfar entre el gran público, pero que la verdad es que si deciden girar por Europa, algunos lo vamos a agradecer para poder verles en directo.


sábado, 11 de enero de 2020

The Telephone Numbers

Enero coge ritmo y se empiezan a suceder los nuevos lanzamientos (y los descubrimientos del año pasado que aún continúan), como este maravilloso EP de tres canciones titulado I took a walk y que han sacado desde San Francisco The Telephone Numbers

Así de primeras no os dirá nada el nombre, pero si digo que Glenn Donaldson (Art Museums, The Red, Pinks & Purples) está detrás de este trío, la cosa cambia y es que la calidad de este músico (y de todos sus proyectos está fuera de toda duda).

En estas tres canciones nos deja un ejemplo de indie-pop de calidad mayúsculo: You're running out of time es un perfecto corte de jangle-pop guitarrero que bien podría haber venido firmado por Teenage fanclub y que me ha recordado al disco que el año pasado sacaron Smiles; I took a walk, el tema que da título al trabajo es mi favorita y es una canción lenta al más puro estilo The Field Mice donde las guitarras etéreas, los teclados y las guitarras acústicas nos dejan una auténtica maravilla atemporal. Por último, The Telephone Numbers cierran este EP con I don't wanna cry, una versión acústica (voz y guitarra) de la banda inglesa de principios de los 80 The Keys, una banda semidesconocida que apenas sacó en su día 6 singles entre el 80 y el 82 y que aquí se reivindica con justicia porque es un tema genial.

Son solo tres temas pero este es un trabajo que ha dado justo en el clavo.

viernes, 10 de enero de 2020

Jetstream Pony

Creo que no es la primera vez que aparecen Jetstream Pony en el blog y es que la banda de Brighton lo tiene todo para que yo sea uno de sus fans. Sus miembros forman o han formado parte de grupos que me encantan como The Fireworks, The Wedding Present, The Luxemburg Signal o The Bv's (por citar solo algunos, porque la lista es amplia) así que no me extraña nada que el indie-pop con aires post-punk que hacen me encante.

El año pasado sacaron a finales de noviembre un single con dos cortes geniales que han pasado bastante desapercibidos para la crítica y el público y que, la verdad, merece la pena perder cinco minutos en ellas: I close my eyes es un corte de indie-pop con aires jangle que me ha encantado; I'll take more that a friday sin embargo tiene un aire más post-punk sin salirse nunca de un indie-pop brillante.

Ojalá pronto Jetstream Pony saquen más canciones en formato más largo (EP o LP) porque, desde luego, siguen manteniendo la esencia del pop británico de finales de los 80 y principios de los 90.

jueves, 9 de enero de 2020

Honey Radar

Resultado de imagen de honey radar band
Hace unos cuantos meses hablé en el blog del lanzamiento del último disco de Honey Radar, pero solo escuché entonces el single de adelanto de este genial Ruby Puff Of Dust, que a finales de diciembre ya estuve escuchando completo. Por desgracia no lo había escuchado lo suficiente como para meter algún corte suyo en el recopilatorio nebrijero, aunque bien lo hubieran merecido.

La banda de Philadelphia tira de pop psicodélico de los sententa sin despeinarse en este trabajo, en el que pisan el acelerador y el freno a partes iguales y salen siempre bien parados en canciones de poco más de un minuto. Desde el primer tema ya dejan claras sus influencias en la psicodelia de Kite Balloons o Tick Tock donde suenan a Kula Shaker guitarreando sobre los sonidos de los The Kinks más setenteros, como hacen en Carousel society, una de las mejores de este disco y que bien podría haber entrado en alguno de los dos primeros discos de Oasis.

Eso sí, como ya he dicho, también nos dejan cortes más tranquilos donde suenan a un Tony Molina con mala leche y así tenemos esa genial Cornflake ESP o la interesante Song for Randolph Free que suena tanto a The Proper Ornaments algo que también sucede en Almanac singer.

Solo la final The Golden String se hace un poco más larga con 4 minutos de psicodelia marca de la casa.

Es un álbum que difícilmente llegué a un amplio público, pero la verdad es que Honey Radar están de lo más acertados y me queda la sensación de que sería una banda genial para ver en directo.

viernes, 3 de enero de 2020

Big Baby

El año comienza con nuevos lanzamientos que, poco a poco, irán entrando en nuestras discotecas personales y uno de los que tengo ganas de oír completo es el EP Fizzy Cola que el próximo 10 de enero van a sacar Big Baby con Hidden Bay Records (en Francia) y con Jigsaw Records (en USA).

De entrada he de decir que conocí a Big Baby por el blog de Austin Town Hall, que sigo muy a menudo, pero que me fijé en ellos cuando me enteré de que Chris Smith, el cantante de Young Scum también lidera este proyecto. Y es que, a Young Scum, les conocí el año pasado gracias al disco que les editó en España Pretty Olivia Records y, en seguida, me encantaron. Big Baby parece seguir esos mismos derroteros puesto que la única canción que conocemos de este nuevo EP String of Pearls es una auténtica delicia de ritmos power-pop y espíritu twee: algo así como el último disco de Young Guv y las melodías de Bunnygrunt en los 90 todo junto.

Muy atentos a este EP de Big Baby que tiene pinta que va a ser maravilloso.