miércoles, 25 de febrero de 2015

Father John Misty

El disco de Father John Misty, I love you, honeybear, creo que fue uno de los primeros que escuché al empezar el año y, aunque me encantó de primeras, siempre me cuesta mucho hacerme con este tipo de discos entre el folk de barbas y el pop.

Tal vez, ejemplos como el Pale green ghosts de John Grant que tantísimo me gustó, deberían empezar a quitarme ese prejuicio que tengo en contra de las camisas de leñador y las barbas que llegan hasta el suelo.

Josh Tillman es el cantautor que se esconde detrás del pseudónimo Father John Misty. Tras comenzar grabando algunas maquetas caseras, pasó a girar con Damien Jurado, y llegó a ser el batería de Fleet Foxes. A partir de esa fulgurante carrera, decidió comenzar a componer discos en solitario bajo su nuevo nombre.

Recuerdo que en 2012 escuché Fear fun, y no me desagradó aunque no terminé de entender del todo la enorme acogida que tuvo entre la crítica. Creo que con este I love you honeybear, tanto crítica como público se van a rendir ante el norteamericano.

Es un disco con aire folk, pero es muchísimo más que eso. Salta a la vista desde las primeras escuchas, que hay temas de pop elegante y juguetón como la homónima I love you, honeybear o The night Josh Tillman came to our apartment. Dos de las maravillas que aparecen en la primera mitad del álbum y que son las que más recuerdan a John Grant. Las letras, dice el propio autor, que están influidas por su reciente matrimonio, aunque desde luego no pierden la acidez, el humor y una crítica inteligente que sitúan sus creaciones en algo más complejo que las melancólicas canciones de amor de cualquier otro artista.

Algo que me llamó mucho la atención de este disco son las canciones que le acercan a las raíces de la música americana y donde elementos del blues o el soul aparecen mezclados con el pop contemporáneo. Chateau Lobby 4, When you'r smiling and astride me y sobre todo, Nothing good even happens at the Goddman thirsty crow son buen ejemplo de esta extraño ensemble del que Tillman sale más que airoso. Especialmente en Chateau Lobby 4 donde incluso se atreve con arreglos de vientos y trompetas de aires mexicanos al más puro estilo Calexico.

Para cerrar este enorme disco, en la parte final del álbum, se pone más serio y tiene un par de canciones lentas donde da un importante protagonismo a su piano. Bored in the USA y Holy Shit, me parecen dos temazos atemporales y sobresalientes. Tal vez la primera sea la que más tirón tiene por su fuerte carácter crítico, y que fue un tema que encandiló al público cuando la interpretó en el show de David Letterman. No pasa por alto la pulla a Springsteen en el título, ni la crítica al sistema política norteamericano: By this afeternoon, I'll live in debt, by tomorrow, be replaced by children [...] Save me president Jesus, I'm a little bored in the USA.

Me parece que va a ser uno de los discos que aparezcan al final entre las listas de lo mejor del 2015. Y para que yo diga algo así, de un disco folk, ya tiene que ser bueno, jeje.

En newalbumreleases.net lo tenéis para que opinéis por vosotros mismos.





martes, 24 de febrero de 2015

Los Bonsáis

Este mes de Febrero ha sido de mucha actividad en las oficinas de Elefant Records, casi a la vez salían los nuevos discos de Los Bonsáis y de Axolotes Mexicanos.

Me centraré en los asturianos que han sacado Nordeste, un LP con mucha miga, y que a mí, personalmente, me ha gustado mucho.

Los perdimos de vista es la canción con la que abren, ya la conocíamos porque había salido previamente, pero me parece un tema maravilloso. Entra directa al grano con ese órgano hammond tan sixtie y la envuelve todo con una dulzura pop sobresaliente. No es el único caso de esta rama indie-pop que tan bien se les da a Helena y Nel ya que encontramos otros cortes más pop como Galbana, La espina o Sobremesa, donde se acercan a bandas como Nosoträsh con sus popemas.

Pero no sólo de pop viven Los Bonsáis, y es que ya he dicho que el disco tiene miga. Hay un par de cortes como Vacaciones Permanentes o Hidroavión donde aparece su vena más C86 y recuerdan a bandas como Shop Assistants.

El latiguillo punk tampoco desaparece en este disco, y ese rollo tan divertido que tienen con  pepinos de pop-punk como Plan B o Como si nada -donde vuelven a meter ese órgano hammond- hacen que la cabeza se nos vaya a Helen Love rápidamente.

Y ya para acabar de cuadrar el círculo incluyen un par de temas de shoegaze y noise-pop al más puro estilo My bloody valentine como son Después de todo ... y la última del disco Nordeste.

Un disco de lo más variado y que se escucha en un santiamén. Viajes por el Nordeste con brisa pop, tormentas shoegazers y pesca-punk. Y todo fresco señoras, nada en lata.


lunes, 23 de febrero de 2015

February Records

Lo he comentado por aquí varias veces, February Records es uno de esos pequeños sellos independientes de los que soy seguidor acérrimo. La discográfica de Nueva Inglaterra está especializada en indie-pop, twee y soft-pop y en esas ramas musicales consigue siempre llevar artistas de lo más interesantes.

Así a bote pronto, me salen varios nombre como Finmark!, Boy Genius, Even artichokes have heart o The Swampsies que he conocido gracias a este modesto sello.

En 2014 celebraron su 5º aniversario, y por este motivo acaban de editar un disco digital en su bandcamp con 14 canciones nuevas de los grupos con los que trabajan. La compra viene con un fanzine y entrevistas con las bandas que han sacado para sus seguidores.

Las bandas que citaba arriba por supuesto que aparecen, pero además nos encontramos varias cosas de lo más interesante. Como el precioso corte pop de Brilliant at breakfast -me encanta el nombre, jeje- o la muy velvetiana I alwayz get what I want, so the Devil y fucked que hace Ry Smith.

De entre los grupos que ya conocía, sobresalen dos temas, Quiet night in Stockholm de Finmark! (¿un homenaje en el título al tema de Northern Portrait?) y esa maravilla de indie-pop que es Broken Radio de Boy Genius. Creo que fue a través de esta banda neoyorquina que conocí al sello, cuando sacaron aquel maravilloso Staggering en 2010, pero desde entonces sacaron un EP en 2011 y no he vuelto a saber nada de ellos hasta ahora. Y, sinceramente, espero poder escuchar novedades por su parte porque me encantan. Si nunca los habéis escuchado, en su bandcamp tienen el disco para descarga gratuita: http://boygeniusnyc.bandcamp.com/album/staggering 



viernes, 20 de febrero de 2015

Grushenka

La insoportable levedad del ser es el segundo álbum de Grushenka. La banda de Barcelona ya ha aparecido por aquí varias veces y es que me gusta mucho, para que vamos a negarlo.

El año pasado os comentaba aquella deliciosa Enredo interesante que salió, ya comenté entonces que Grushenka habían fichado al hermano pequeño Nil, para la batería y que su sonido se había vuelto más pop.

Esa misma línea es la que encontramos en este largo, un segundo paso dentro de su carrera donde, tal vez, encontramos un acercamiento al post-punk de bandas como Motorama en temas como Maltratarse y asustarse o Viaje lisérgico, las dos con las que comienzan. Y la verdad es que se les da de maravilla. Pero al mismo tiempo existe une vertiente que se acerca más al noise y al jangle pop y que evidencia canciones como Bipolaridad -para mí la mejor de todo el trabajo- o No queremos verte más.

Algo queda de las influencias del primer disco y desde luego Los Planetas son un grupo que casi todas las bandas tienen en mente, aunque sea de forma inconsciente. Hay varios temas que recuerdan en parte a los granadinos, y es que El eterno retorno podía haber estado perfectamente en el Super 8.

Mención aparte merece esa maravilla que es La nueva era existencial, un tema de más de 6 minutos -y ya sabéis lo poco que me gustan estás canciones tan largas- donde la banda se muestra de lo más compacta en un tema delicado en el que introducen arreglos de violines para crear una atmósfera dream-pop de lo más sugerente.

Un álbum a tener muy en cuenta, completo y coherente, y que seguro que lo vamos a escuchar mucho este año. La única cosa que les diría, es que aquella Enredo interesante que sacaron el año pasado, debería haber estado por aquí, está al nivel de las mejores y además es del todo coherente con el resto del disco.


miércoles, 18 de febrero de 2015

Star Tropics

Están siendo unos días de mucha actividad musical, si es cierto que el año empezó flojeando y sólo destacaron un par de discos al principio (Twerps y Motorama), durante estos días de Febrero parece que la cosa se va entonando y además los proyectos nacionales empiezan a aparecer -esta semana dos de Elefant: Axolotes Mexicanos y Los Bonsáis.

Pero ahora vengo con algo muy diferente, y es esta banda de Chicago que va a hacer las delicias de todos aquellos que sigan de cerca el dream-pop y el twee. Fans de grupos como The Pains of Being Pure at Heart estáis de enhorabuena con Star Tropics y este single que acaban de editar.

Star Tropics es un cuarteto americano que hace un dream-pop de lo más adorable, la dualidad vocal chica/chico siempre es un punto a favor de estas bandas, y además están de lo más inspirados con las melodías, donde aciertan de pleno.

Son sólo dos temas: Summer rain y Swept away, y los dos me encantan, aunque el segundo me parece el más fino y elegante de los dos. Pop con mayúsculas, con la calidez vocal de bandas como Lush.

Yo apenas los acabo de conocer, así que supongo pasarán bastante desapercibidos, pero no deberíais dejar pasar la ocasión porque merecen mucho la pena, y además el single está en modalidad pay what you want en su bandcamp, así que ya podéis empezar a apoyarles.

martes, 17 de febrero de 2015

The Fireworks

FireworksSwitch me on, es el LP debut de The Fireworks la banda británica afincada en Londres. Desde el año pasado os he hablado varias veces de ellos y es que el EP que sacaron el año pasado y el par de singles que conocimos a finales de 2014, nos habían hecho estar atentos a cualquier movimiento que hicieran.

Aunque sea su primer largo no es el primer proyecto en el que se embarcan sus miembros ya que la vocalista Emma Hall pertencía a Pocketbooks o el batería Shaun Charman toca también con The Popguns o The Wedding Present (ahí es nada).

Los que el año pasado escuchásteis ya Runaround o aquella versión que hicieron de Girls at our best llamada Gettin' nowhere fast, ya os imagináis por donde van los tiros, y es que es una banda que bebe directamente del C86 y aquellos grupos de punk DIY  de mediados de los ochenta como Close Lobsters, The Pastels o Shop Assistants.

El disco contiene 13 canciones, en las que en la mayoría tiran de pedales, algo de distorsión, melodías fuzz y guitarrazos a punta pala. Es cierto que no todas están al mismo nivel, pero también es cierto que hay 6 o 7 canciones chulísimas que te harán levantar el culo del asiento.

Empiezan fuerte con dos buenos trallazos, With my heart y la ya conocida Runaround. Pero no son los únicos pildorazos de este álbum ya que por ahí nos encontramos temas sobresalientes como Tightrope, Which way to go o Took it all. Además muestran cierta versatilidad en temas más complejos como Switch me on o On and On.

Un disco genial para inyectarte energía positiva y empezar el día motivado. En exystence para vuestro propio juicio.

lunes, 16 de febrero de 2015

Waxahatchee

Waxahatchee
No hace mucho os comentaba el adelanto de Waxahatchee, que hace bien poquito publicó su Ivy Tripp. En esta ocación Katie Crutchfield ha sacado un disco algo más complejo al menos para el público menos experto.

No os asustéis que sigue siendo un disco de pop, aunque en este álbum su faceta folk o psycho-folk aparece de forma más habitual, y es más difícil encontrar algún par de hits que te entren a la primera.

Ella misma reconoce que han sido unos años de muchos cambios y que ese proceso se ve reflejado en el disco, para ella este disco es gas, mientras que su predecesor Cerulean Salt era sólido. Es difícil que un artista se analice tan bien a sí mismo, pero en esta ocasión coincido plenamente con el punto de vista de la cantante.

Desde el principio con Breathless aparecen esos temas de folk denso y pegajoso donde no encontramos una melodía clara y cuesta hacerse con ellos. Tal vez el primer single Air y temas como Summer of love -para mí la mejor de las lentas- son las que mejor entren, en esta segunda porque desaparecen las capas y sólo la escuchamos a ella y a su guitarra (bueno, y un perro al final).

Eso sí, cuando Crutchfield decide buscar el pop, lo encuentra y demuestra el enorme talento que posee. Under the Rock y Poison son buenos ejemplos de esta línea, a mí al menos la primera me encanta. Con The Dirt se acerca al noise punk que hace su hermana Allison en Swearin', y Grey Hair es otro bonito tema pop a mitad del álbum.

Desde luego el álbum muestra la gran versatilidad de Waxahatchee, que lo mismo te hace un tema super denso, que lo mismo aparece desgarrando su voz junto al piano.

Pese a que es un poco montaña rusa, el disco se deja escuchar la mar de bien y demuestra la gran artista que está detrás.

En exystence.net por si queréis esucharlo.

jueves, 12 de febrero de 2015

Colleen Green

Colleen GreenQué buena semana esta siendo esta!!! Aunque llevábamos un tiempo con poco que echarnos a los auriculares, de repente esta semana se han juntado varios buenos discos, que poco a poco iré desgranando.

Si estos días comentaba el notable álbum de Trust Fund, entre ayer y hoy aparecían los largos de Colleen Green, Waxahatchee y hoy el de The Fireworks. Así que estamos de enhorabuena en el blog, porque el indie-pop sigue muy vivo, pese a que muchos de estos discos no los veréis pasar por las críticas de las principales revistas.

I want to grow up es (me parece) el primer disco de Colleen Green, la artista de Los Ángeles había sacado alguna cassette con Burger Records creo recordar, o algún EP, pero no estoy seguro de que hubiera sacado disco. Tal vez sí, y esté yo equivocado, no sé. Lo que sí que sé es que este trabajo está cercano al sobresaliente.

Según he podido leer detrás de este trabajo se halla la crisis de los 30 que Colleen Green (y yo también) está pasando. La artistas se replantea la vida y el amor, pero no se rinde, de ahí ese título I want to grow up, toda una declaración de intenciones.

Lo que yo había escuchado de ella, era más bien bedroom-pop, y grabaciones muy DIY entre el punk y el pop lo-fi. Aquí nos muestra otra cara (bastante mejor, por cierto) y se acerca tanto al punk como al C86 o el indie-pop.

El disco empieza de forma tremenda con ese buen pepino que es I want to grow up, un trallazo de punk que nos trae a la cabeza a bandas como Buzzcocks o Titus Andronicus. Y no es el único en esta línea dentro del disco, ya que al final aparece esa genial Grind my teeth del mismo rollo, y es que no nos extraña en absoluto ya que en este trabajo colabora Diarrea Planet (que también colaboró con los Andrónicos) y ese toque de noise punk es marca de la casa.

En otras canciones suaviza ese punk y lo mezcla con el pop, como en Wild one, la segunda del disco y a mí la que más me gustado. Aparece por aquí la sombra de La Sera o de Best Coast, que me vienen a la cabeza cuando escucho esta canción. El tema es un bonito medio tiempo, con unos buenos puentes y una melodía de lo más amable. Tampoco nos debe extrañar mucho esta vertiente más pop, que también aparece en temas como Things that are bad for me (Pt. I) y es que en el trabajo también colabora Jake Orral de Jeff the Brotherhood, y ese sonido más power pop también le delata.

Lo único que hace que el disco no sea perfecto es Deeper than love, ese tema que aparece en el medio del disco y que no pinta nada. Es lento y extraño, como con un aire a St. Vincent, y que no pega mucho con el resto de temas. Desde luego supondrá su entrada en la madurez, pero esos 6 minutos si no apareciesen, mejor.

Pero es la única pega de un disco buenísimo, y que me da a mí que va a sonar mucho en mi mp3 en los próximos meses.

El disco anda por exystence.net por si le queréis dar una escucha.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Joanna Gruesome

Madre mía, si ayer comentaba el disco de la banda de Bristol Trust Fund, hoy vengo con sus vecinos desde Cardiff ... y es que Joanna Gruesome ya maravillaron a todo el mundo con aquel Weird sister de 2013, y el año pasado sacaron un par de EP's compartidos, uno precisamente con Trust Fund (aquel que llevaba Jerome (Liar) y otro con Perfect Pussy que contenía aquella genial Psykick espionage, y que hacían presagiar grandes cosas para su futuro nuevo disco, si es que siguen esa línea, que parece que sí.

Owen Williams el líder de la banda y el que escribe las canciones reconoce que en este disco se mezcla el hardcore punk británico con el jangle pop, dicho así puede sonar raro de cojones, pero es algo que Joanna Gruesome ya habían demostrado que se podía hacer saliendo airoso. 

En Peanut Butter, que así se llamará el disco que saldrá en Mayo, vamos a encontrar muchas más guitarras afiladas, peligrosos solos y un sonido punk más sucio, eso sí mezclado todo con el jangle pop que tan brillantamente hacen, conjugando unas letras más surrealistas con unas melodías limpias y evocadoras. Jerome (Liar) tiraba más de pop mientras que Psykick espionage se iba más hacia el punk.

Last Year es el primer adelanto del nuevo disco y salió ayer, aunque las dos que he comentado anteriormente, según he visto en el tracklist que avanza Pitchfork, también van a estar en el disco. En este caso, el tema comienza con una buena dosis de sonido punk, guitarrazos y gritos que pueden recordaros a bandas como Parquet Courts, sin embargo a mitad de canción aparece una melodía pop absolutamente genial.

Atentos al blog, porque este disco si que lo esperamos con ganas.




martes, 10 de febrero de 2015

Trust Fund

Trust FundRecuerdo que el año pasado os hablé de esta nueva banda británica, Trust Fund, cuando sacaron un split EP junto a Joanna Gruesome. Y la verdad es que me gustaron tanto que he estado atento a la salida de su primer disco, porque el indie-pop del que hacían gala era de altísima calidad.

No sé si tal vez mi crítica a este No one's coming for us, llega demasiado pronto, porque el disco lo escuché ayer por primera vez, eso sí, lo he escuchado ya por lo menos 10 veces porque se me hace cortísimo y me encanta. Desde que lo empecé a escuchar ya os digo que ha crecido mucho. Muchísimo. Porque la verdad es que la primera vez que lo oí me decepcionó un poquillo, no por las canciones y la banda, si no por la producción que no está a la altura en absoluto y creo que haría de un buen disco un discazo si fuera una producción decente.

Cuando el año pasado descubrí a la banda de Bristol con aquel EP, la producción era profesional y su sonido me resultó maravilloso. Aquella Reading the wrapers para mí fue una de las canciones del año, y de hecho la metí en los recopilatorios de Diciembre. Creo que por eso me ha decepcionado tanto la producción de este disco, porque suena casero, sucio y poco profesional, y sabemos que si fuera buena, la banda sonaría de puta madre.

A pesar de esto nos encontramos con un disco notable, que demuestra que cuando hay talento, se hacen buenas canciones.

Me ha sorprendido mucho el sonido de punk DIY que saca a relucir la banda de Ellis Jones que me ha recordado a bandas como Radiator Hospital o los también británicos Martha. Se les da realmente bien, aunque no es lo que conocí de ellos, y de hecho abren el disco con dos buenos pepinos punk como Sadness y Pay each other back, en la que destaca esta última que es una gran canción.

En esta misma línea se encuentra la que para mí es la mejor canción de disco Cut me out, un tema que va in crescendo comenzando como un medio tiempo y que acaba en una amalgama de capas sucias de noise punk que te levanta del asiento. Eso sí, sin descuidar la melodía, porque si algo saben hacer Trust Fund es buen pop. Algo similar ocurre con Jumper, otro temazo de los que aparecen en el álbum.

La línea pop que les conocíamos contiene canciones sobresalientes, que uno desearía que se hubieran grabado correctamente, porque sonarían absolutamente geniales. Entre todas destaca January, otra de las mejores del álbum, pero que suena casera por todos lados, algo que ellos mismos comentan, ya que es una autograbación en la que el resto de músicos iban pasando por su casa y grabando en directo. Desde luego el espíritu DIY en todo su apogeo.

Para el final me he dejado la preciosa balada IDK un tema tranquilote en el que Ellis Jones se marca un dueto genial con Roxy Brennan. Una canción genial.

En estos temas más tranquilos la crítica los compara con Waxahatchee, y tal vez sea cierto, aunque en temas como Essay to write se acercan más a bandas como The Pains of Being Pure At Heart.

En definitiva un buen disco, con grandísimo talento y muy buenas canciones, pero con una producción tan casera que no termina de explotar. Y lo merece, porque tiene canciones geniales.

En exystence.net lo tenéis por si lo queréis escuchar.

jueves, 5 de febrero de 2015

The Tamborines

El dúo brasileño afincado en Londres, The Tamborines, prepara el lanzamiento de un nuevo disco, y esta vez lo van a hacer a través de su propio sello, Beat-Mo, grabando en su estudio casero del barrio de Sheperd's Bush (mi barrio!!!).

Sea of Murmur será el título de este álbum que saldrá a finales de Marzo, pero desde hace una semana podemos escuchar el que será el primer single, la preciosa Indian Hill. Un tema de brillante dream-pop aderezado con guitarras cristalinas que recuerdan tanto a bandas como The Clean o Cocteau Twins.

En realidad no es un tema nuevo, ya que salió hace unos años como single, pero es verdad que ahora lo han regrabado dándole un nuevo aire, y es imposible no ponerte esta canción en bucle una y otra vez.

Atentos a ese disco, que promete muchísimo!!



lunes, 2 de febrero de 2015

Tigercats

Sí, ya sé que hace nada os estaba dando la vara con el single de Tigercats, pero es que es uno de los discos que más esperaba del año y ahora ya he podido escuchar completo Mysteries.

La banda de Londres tenía que confirmar su talento con el siempre difícil segundo álbum. Tal vez si hubieran continuado con el sonido del primer disco les hubiera funcionado, o a lo mejor la crítica les hubiera echado en cara que se repetían, uno nunca sabe, por eso es tan complicado acertar con el segundo trabajo, y en este caso Tigercats aprueban con buena nota.

Se han alejado bastante de ese sonido punk-pop y C86 del primer largo, y tampoco aparecen aquellas reminiscencias africanistas de temas como Full-moon reggae party. Ahora se han centrado más en la vertiente indie-pop (algo que también aparecía en el anterior trabajo) y han sacado un trabajo más reposado, más trabajado y mucho más melódico.

Para este disco han fichado por Fortuna Pop, y seguramente con los temas que han metido Tigercats dejen de ser unos desconocidos para empezar a jugar con equipos de mayor envergadura.

Es cierto que antes del álbum ya conocíamos dos temas: Junior Champion y Sleeping in the backseat. Para mí son las dos mejores, todo hay que decirlo, aunque hay dos o tres más que están a este nivel, lo cual no es nada fácil.

Junior Champion es una maravillosa forma de abrir un disco, ya quisieran el 90% de los grupos tener un tema como este. Ese riff de guitarra y el juego de eco que hacen primero una guitarra y luego una flauta, hacen que el inicio sea adictivo. El cruce de voces entre Duncan Barret, el cantante principal, y la teclista Laura Kovic, quien tiene más presencia en este álbum cantando un par de canciones en solitario, es otro de los signos que hacen un poco más grande y más trabajado este disco con respecto al anterior.

En el disco abundan temas reposados y melancólicos, donde hay poco de espontaneidad y mucho de reflexión, tal vez sea porque la banda dispuso de mucho tiempo para grabar en los Soup Studios donde trabaja uno de los componentes. Incluso ellos mismos han reconocido que para grabar cada canción estuvieron mucho tiempo y que eso les permitió madurarlas mucho hasta encontrar el sonido perfecto para cada tema. Entre estos temas más calmados destacan Laura and Cesar o Call me if you need me.

Pero hay otro grupo de canciones algo más ágiles donde creo que están bastante más acertados: Wheezer, So haunted y Sleeping in the backseat. La última es mi preferida sin lugar a dudas, y para mí la mejor de todo el disco. Quizás estas canciones denotan cierta influencia de Allo Darlin' lo cual no me sorprende en absoluto ya que para este Mysteries han fichado a Paul Rains el guitarrista de esta banda. Y además se dejan acompañar por Terry Edwards (Tindersticks) con el saxo y la trompeta. Eso provoca un sonido indie-pop de lo más apetecible.

Ya os digo que con este tipo de temas que entran tan bien y con su fichaje por Fortuna, tal vez empiecen a sonar más. Buena señal será, porque son una banda con mucho talento y de verdad que se lo merecen.